Para evitar ser sobrepasados por los acontecimientos debemos aprender a dominar nuestras pasiones y al control que éstas tienen sobre nosotros. Requiere destreza y disciplina combatir las falsas percepciones, los prejuicios, separar el grano de la paja, percibir nuestras expectativas y nuestros miedos. Pero el resultado merece la pena, porque al final lo que queda es "la verdad". Mientras otros enloquecen o se asustan, podemos mantener la calma y permanecer imperturbables. Veremos las cosas como son: ni buenas ni malas.

Ryan Holiday, El obstáculo es el camino