Los secretos de la mente millonaria

T. Harv Eker

 

Eres hijo de Dios. Que juegues a ser pequeño no sirve al mundo. Nada hay de iluminado en encogerte para que otros no se sientan inseguros en tu presencia. Todos fuimos hechos para brillar, como brillan los niños. Nacimos para manifestar la gloria de Dios que llevamos dentro. Esa gloria no está sólo en algunos de nosotros, está en todos.
La razón número uno por la que la mayoría de la gente no obtiene lo que quiere es que no sabe lo que quiere
Las investigaciones han demostrado que independientemente del tamaño de sus ganancias, la mayoría de las personas que ganan en la lotería al final acaban volviendo a su estado económico original, es decir, a la situación que les resulta cómodo manejar
Los ricos eligen que se les pague según los resultados. Los pobres eligen que se les pague en función del tiempo empleado.
Ser consciente es observar tus pensamientos y tus acciones de modo que en el momento actual puedas vivir eligiendo verdaderamente, en lugar de ser dirigido por programaciones del pasado.