Seth Godin

¡Hazlo!
El engaño de Ícaro: ¿Hasta dónde quieres volar?